lunes, 6 de septiembre de 2010

UTILIDAD DE LOS EVENTOS PARA BRANDING

El Branding de una empresa ha de poner sus miras en el valor comunicativo que difunde su mensaje.
Obtener gran audiencia y un éxito indefinido requiere realizar una continua y cuidada revisión del diálogo social que promueva su imagen, así como, localizar las acciones necesarias en materia de empleados y clientes concediéndoles un mayor peso, de este modo, se amplian dichas nociones a usuarios y fans de marca.
Por tanto, el convertirse en una experiencia global comprometida de principio a fin es el efecto que se quiere reflejar, además, de la respuesta que los usuarios deseen encontrar en contraposición a lo rutinario.

Con este fin, Branding habilita espacios de encuentro, valiosos que den continuidad y mantenimiento a la pervivencia de la marca. Utiliza la plataforma de trabajo en la que se desenvuelven los eventos como una magnífica alternativa para conseguir reconocimiento y buena reputación. Pero el desafío va dirigido a superar la sistematización de aquellos eventos que a menudo, se descubren al público con la cara lavada, reutilizada hasta el hastío, tan sólo porque funcionó en contadas ocasiones.

La práctica del evento es el trabajo colectivo y productivo de los diversos integrantes: actores, escenógrafos, directores, iluminadores, etc, y de los usuarios concurrentes que lo hacen posible. Esta se traduce en el espacio adecuado, en el terreno diverso donde el material expresivo es tan solo, humano, por ello, de gran poder comunicador, pues transita las mismas realidades sociales que las de todos.
El riesgo ya no es equivocarse, sino experimentar sin interaccionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada