domingo, 11 de julio de 2010

CON LA ROJA SE COMPARTE EXPERIENCIA

Marketing de experiencias y Coaching marcan los goles de la victoria

Un éxito es el reflejo de un deseo.
Un deseo es la persecución de una meta, es la consecuencia final de la emoción que idea una marca para generar alto rendimiento.
Es el entrenamiento de calidad que ansía ser portavoz de uno mismo, de su marca y de su equipo. Satisfacer los deseos de forma adecuada implica el uso de la empatía, la confabulación del grupo en el que se proyecta la fuerza de un equipo.

Todo este potencial transmitido por La Roja participa de un proceso que va tomando forma cuando se persigue el deseo unánime de un producto final exitoso. Es en ese momento, donde todos los jugadores se constituyen como piezas necesarias del juego, ellos, ya forman parte de la cultura de masas que la colectividad enarbola como líderes dentro de un equipo puntero como este. Se erigen como marca dentro de su propia marca.

Hoy, somos partícipes de uno de los grandes eventos que desarrolla Marketing de experiencias donde se puede advertir el despliegue de estrategias mediáticas con solo pisar las calles. Observamos la escenografía de banderas que engalanan las fachadas de cualquier edificio, por ellas, asoman pedazos de tela rojiamarillas anunciando de conformidad, la realización de un deseo de gloria. Escuchamos el aspecto sonoro con aire de fiesta y descubrimos la indumentaria de las gentes compartiendo los colores del equipo que estiman ganador. Se caracterizan como personajes teatrales vivenciando lo que simboliza el esfuerzo y el tesón de un trabajo de equipo bien hecho.

El uso de los materiales utilizados para realizar tal campaña, son filtros sociales cargados de significado, en los cuales, se posa el contenido de sus códigos al estructurar los elementos del evento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada